Olvídate del estrés y del cansancio con la Ashwagandha

Ashwagandha

La ashwagandha, también conocida como withania, es una planta de origen indio que ayuda a mejorar el bienestar físico y mental de personas afectadas por problemas emocionales, psicológicos, metabólicos y fisiológicos, de manera natural.

AshwagandhaDados sus numerosos beneficios para la salud los expertos la recomiendan como remedio natural para mejorar el bienestar y la salud.

Beneficios de la Ashwagandha

  • Reducir el nivel de estrés gracias a su acción adaptógena, que ayuda a afrontar situaciones adversas o cambiantes, y permite sobrellevarlas en las mejores condiciones.
  • Eliminar el insomnio y favorecer el sueño. Esto se consigue gracias a la acción de activos como el withanólidos y el trietileneglycol que favorecen la fase REM, fase en la que se desarrolla el sueño más profundo y reparador.
  • Tratar la ansiedad y la depresión. Por su naturaleza de planta revitalizante se emplea para tratar estados depresivos y ansiosos leves y puntuales.
  • Ayudar en el tratamiento del déficit de atención por hiperactividad nerviosa.
  • Favorecer la relajación mental y despejar la mente.
  • Combatir la astenia y la pérdida de vitalidad gracias a su poder revitalizante, especialmente en personas de edad avanzada.
  • Combatir la fatiga nerviosa, la debilidad y los estados anemia ferropenia, ya que eleva de manera significativa los niveles de hemoglobina y eritrocitos (hematíes) en personas anémicas y convalecientes de una enfermedad.
  • Atenuar los efectos secundarios de los antipsicóticos, empleados en el tratamiento de las esquizofrenias, al mitigar el posible aumento de los niveles de lípidos y azúcares que estos pudieran generar.
  • Favorecer la producción de hormonas tiroideas pues tiene efecto estimulante de la glándula tiroides, por lo que ayuda en el tratamiento del hipotiroidismo.
  • Por su acción antiinflamatoria y analgésica es eficaz para aliviar el dolor reumático y reducir la inflamación de la artritis.
  • Ayudar a bajar la tensión y reducir el colesterol malo (LDL).
  • Fortalecer el sistema inmunológico por su efecto inmunomodulador, que provoca el aumento de leucocitos o glóbulos blancos y fortalece así al organismo frente a una  infección o agresión patógena.
  • Prevenir la  pérdida ósea aumentando la resistencia ósea a las fracturas, algo muy  interesante para las personas de edad avanzada y fragilidad ósea.
  • Mejorar el alivido y favorecer la fertilidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*