Cómo preparar una mascarilla facial despigmentante 100% natural

Cómo preparar una mascarilla facial despigmentante 100% natural

Para eliminarlas lo más importante es cuidar la piel y tratarla de forma continuada para lograr los resultados esperados. Para ello, te aconsejamos emplear estos alimentos con acción despigmentante:

  • El limón. Contiene ácido cítrico que ayuda a exfoliar la piel, remover las células muertas e igualar el tono de la piel. Para conseguir estos beneficios debemos aplicar el zumo del limón con un algodón sobre la mancha o manchas que queremos eliminar; dejarlo aplicado durante 5 minutos y dejar que se seque al aire.
  • Aloe vera, esta planta es rica en aminoácidos (valina, fenilalanina, leucina y lignina) que aclaran las manchas; para ello, debes aplicar gel de aloe vera sobre las manchas y frotarlo hasta que la piel lo absorba.
  • La Cebolla es especialmente efectiva para las manchas de la edad, y para las personas alérgicas al limón. Para conseguir su efecto despigmentante corta una rodaja de cebolla y frótala sobre las manchas durante cinco minutos. Después deja que actúe hasta que la piel absorba por completo el “agua” que deja sobre la piel.

La eficacia de estos remedios caseros para eliminar las manchas de la piel reside en la constancia de su aplicación, que debe realizarse únicamente por la noche y a diario, ya que la piel estará más sensible y tendremos que evitar la exposición solar para evitar  el efecto contrario en la piel.

Pero además usar estos alimentos como despigmentantes, puedes preparar tu propia mascarilla despigmentante.

Mascarilla despigmentante

Se trata de una mascarilla de avena y limón que elimina las manchas y aporta propiedades nutritivas, purificantes y limpiadoras a la piel. Para realizarla hay que mezclar:

  • ¼ cucharada de copos de avena molidos.
  • ¼ de litro de agua.
  • 1 cucharadita de zumo de limón.

Una vez tengas preparada la mezcla aplícala como si fuera una mascarilla sobre la mancha que queremos eliminar y dejarla actuar unos 15 minutos. Cuando se endurezca, retírala con agua abundante para que se reblandezca y sea más fácil limpiarla.  Este proceso debes repetirlo por la noche, durante una semana, todos los días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*