Todo sobre la digestión pesada

Todo sobre la digestión pesada

Las digestiones pesadas son un problema relativamente frecuente, ya que cada día las sufren muchas personas. Por regla general, suele ser un problema puntual que soluciona con reposo y dieta blanda para evitar sobrecargar el estómago.  Sin embargo, hay veces que es un problema recurrente, generando malestar y la pesadez por lo que hay que ir al médico para determinar la causa y tratarlo.

¿Qué es la digestión pesada?

La digestión lenta o pesada se debe, en la mayoría de los casos, a que el estomago no segrega la cantidad suficiente de jugos gástricos. Éstos tienen la función de procesar los alimentos que tomamos y convertirlos en sustancias químicas sencillas para que puedan ser absorbidas por las paredes del intestino.

Síntomas de la digestión pesada

Existen una serie de síntomas comunes de digestión pesada:

  • Pesadez de estómago. Produce una sensación de tener el estomago lleno, y hace que te sientas pesado.
  • Acidez de estómago: se manifiesta como un ardor que sube desde el estómago hacia el pecho, y de ahí a la garganta.
  • Gases. Se producen fundamentalmente por comer deprisa y no masticar bien los alimentos, esto hace que ingiramos y traguemos una mayor cantidad de aire durante las comidas.
  • Náuseas y/o vómitos. No suele ser habitual en la indigestión, sin embargo si reflejan una intolerancia de nuestro sistema digestivo, que no ha aceptado bien el alimento o los alimentos que hemos comido.

Causas de la digestión pesada

La indigestión y la digestión pesada pueden deberse a diversas causas, las más habituales son:

  • Comidas excesivas y copiosas. Cuando comemos más de la cuenta, de forma excesiva, sobrecargamos el estómago, por lo que necesitará más tiempo para digerir los alimentos y  hacer bien la digestión.
  • Comer rápido: este hecho hace que no le demos tiempo al sistema digestivo a enviar al cerebro las señales que indican que estamos saciados. Por eso seguimos comiendo y sobrecargamos el estomago.
  • Una mala alimentación. Una dieta inadecuada, poco saludable y poco equilibrada es una de las causas más comunes de indigestión y de digestión pesada. Los alimentos fritos y muy grasos, la bollería industrial o la comida rápida influyen negativamente en el proceso digestivo, alterando su normal funcionamiento.
  • Alergias a determinados alimentos. Las alergia e intolerancia a determinados alimentos hace que se inflame el sistema digestivo, produciéndose indigestión, gases y flatulencias.
  • Estrés y ansiedad: la tensión nerviosa que producen afecta de forma muy negativa a la hora de realizar una buena digestión.
  • Enfermedades del aparato digestivo: como la gastritis, la gastroenteritis y otras enfermedades del estómago suelen producir digestión pesada.

Tratamiento para la digestión pesada

Cuando se trata de un problema puntual, debido a un exceso de alimentos, los facilitadores de la digestión son muy eficaces.

También, en dicho caso, son buenos los antiácidos que ayudan a frenar la indigestión y sus síntomas, como la acidez estomacal.

Pero, si se trata de algo repetitivo es importante ir al médico para que realice una endoscopia digestiva o una ecografía abdominal que ayude a descubrir la causa; si se trata de alguna patología o si es un problema de indigestión crónica. En este caso, además de los antiácidos se suelen prescriben los protectores gástricos después de las comidas para disminuir las secreciones gástricas.

Consejos para aliviar la pesadez de estomago y la digestión pesada

Para aliviar la pesadez de estomago y demás síntomas de la digestión pesada es recomendable:

  • No beber en exceso durante las comidas ya que hace que el estómago elimine ácidos y enzimas responsables del proceso digestivo.
  • Comer despacio para dar tiempo al estómago a enviar al cerebro las señales que indican  que ya estamos saciados.
  • Evitar comer y dormir inmediatamente ya que si nos acostamos justo después de comer entorpeceremos y ralentizaremos la digestión.
  • Masticar bien los alimentos, lentamente, para que se trituren mejor y faciliten la digestión.
  • Toma una infusión de hinojo y manzanilla. La manzanilla es un excelente digestivo natural y el hinojo ayuda a prevenir o tratar los gases y las flatulencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*