La zanahoria, una ayuda para un bronceado saludable

La zanahoria, una ayuda para un bronceado saludable

Tradicionalmente siempre se ha dicho eso de “¡come zanahorias, que son buenas para la vista!”. Y es que la zanahoria protege la visión al ser una verdura con propiedades reconstituyentes.

Esta propiedades que se basan en la presencia de betacaroteno, una sustancia que, en nuestro organismo, se transforma en Vitamina A, aportando la cantidad que nuestro cuerpo necesita. Pero además la zanahoria tiene otras propiedades, como potenciar el bronceado.

Por ello, la zanahoria puede ser de gran ayuda cuando se acerca el verano, pues nos ayuda a conseguir un bronceado bonito, a la par que saludable.  Esto es gracias a la acción del betacaroteno:

  • Es antioxidantepor lo que protege la piel de la agresión de los rayos UV y de las alergias solares. Además de proteger a las células del estrés oxidativo.
  • Favorece la producción de melanina, preparando a la piel para un bronceado más saludable, mientras previene el fotoenvejecimiento.

Por eso, para potenciar de manera natural el bronceado es importante tomar nutrientes que estimulen la producción de melanina, como es el betacaroteno.

Betacaroteno para un bronceado natural

Consumir betacaroteno se puede conseguir mediante la alimentación; lo puedes encontrar en el tomate y la zanahoria, al que deben su color rojo y naranja, respectivamente.

Pero también puedes consumirlo en cápsulas naturales como las de zanahoria de Arkopharma. La ventaja de estas cápsulas es que el betacaroteno está más concentrado y notaremos los efectos antes que comiendo kilos y kilos de zanahorias.

Además las Arkocápsulas de Zanahoria contienen vitaminas B1, B2, C y oligoelementos con la garantía de este laboratorio especializado en fitoterapia.

Eso sí, tomar dichas cápsulas no exime de usar protector solar a la hora de ponernos a tomar el sol para prevenir el fotoenvejecimiento de la piel. De hecho, lo ideal es combinar la protección solar con un complemento nutricional. Así estaremos protegiendo la piel por partida doble de los signos del fotoenvejecimiento: manchas, arrugas, piel apagada y sin luminosidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*